Roble, Pellin, Nothofagus oblicua

Roble, Pellín, Hualle

Nothofagus oblicua

El roble pellín (Nothofagus obliqua), también conocido como coyánhuallepellín, roble de Neuquén o roble; es un árbol caducifolio que habita los bosques templados de Chile y la Argentina.

 

 

 

Crece en Chile desde la V a X región, y en la Argentina solo en la franja occidental de Neuquén. Alcanza hasta 50 metros de altura y 2 m de diámetro.

Es un árbol que crece en suelos profundos y habitualmente a baja altitud. En ocasiones forma bosques puros, pero es más frecuente que esté asociado al laurel y al lingue.

Su tronco es café oscuro y a menudo se bifurca en dos grandes ramas principales. Tiene hojas alternas con ondulaciones entre la nervadura y el borde aserrado.

Existen flores masculinas y femeninas, ambas son pequeñas y están rodeadas por brácteas de color verde, por lo que son poco llamativas.

 

Esta especie es el principal hospedador del hongo comestible Cyttaria espinosae (digüeñe o pinatra), un parásito estricto y específico del género Nothofagus, el cual causa agallas cancerosas en las ramas, de las que emergen los cuerpos fructíferos desde primavera a principios de verano.

La madera tiene muchos usos y es apreciada por su durabilidad y dureza, particularmente en la construcción de postes y estacones, pero también es apreciada para hacer leña y carbón.

 

 

 

En Chile se denomina “hualle” a los árboles jóvenes, cuya madera es blanda y amarillenta; y “pellín” a los árboles viejos, que tienen su madera dura y rojiza.

Este árbol fue introducido en diferentes partes del mundo.

Los agricultores de la zona sur de Chile suelen plantarlo como bosquetes o de a tres en los potreros o franjas a orillas de caminos, callejones, fosos o ríos como una manera de conservar la especie.

Deja un comentario